The Fissure

Ratio Arquitectos

Para obtener la primera idea de este proyecto partimos del método del boceto, producimos imágenes de forma masiva y las ideas empiezan a surgir, el terreno empieza a mostrarse y el proyecto toma forma. Durante este proceso surgen dos opciones claramente separadas, por un lado minimizar el impacto, por otro lado asumir el impacto y provocar con él una transformación armónica del entorno. Nos decidimos por asumir el impacto de la propuesta generando tensiones y líneas opuestas a las fuerzas estáticas que dominan el acantilado y su entorno, el proyecto se convierte en una fisura más de la escarpada costa de Zavial y al mismo tiempo consolida partes del acantilado que parecieran haber perdido solidez tras el impacto del tsunami de Lisboa; creando así un efecto contradictorio pero complementario.

Pensamos en la idea de elevar la cota del piso sobre cubriendo las ruinas de la fortaleza, de este modo conseguimos protegerlas y consolidarlas por medio de anastilosis en los muros laterales de las rampas de acceso a la zona de información, quedando así las ruínas a la vista. Gracias a la elevación de la cota del piso, obtenemos también la doble posibilidad de conseguir un mirador que se eleva sobre el acantilado desafiando las leyes gravitatorias, y un segundo mirador que baja, ofreciendo una segunda perspectiva y dando acceso a la zona de información.

 Obtenemos así la separación vertical del proyecto en dos niveles interconectados por rampas, el nivel superior está reservado para el mirador principal, el nivel inferior se destina a la zona de información, ofreciendo también la posibilidad de un mirador secundario.

La zona de información es una cueva excavada en el acantilado, los muros interiores reflejan la irregularidad del resto del proyecto. Al fondo podremos observar tras un vidrio de protección los cimientos de las ruinas paralelas a la línea del océano, las cuales son accesibles a través de la excavación del acantilado que conforma la zona de información.

La forma obtenida, tanto para los accesos como para el mirador, surge de la experimentación con superficies regladas, concretamente paraboloides hiperbólicos. Durante el proceso de boceto esta forma empezó como una línea que cruza de forma paralela el acantilado, finalizando en el imponente mirado. Para integrar la estructura con el entorno se emplean paraboloides hiperbólicos que conectan los niveles inferiores y superiores del terreno con los accesos y caminos, finalmente el volumen del mirador se eleva sobre el océano llevando hasta el extremo este concepto.

 

Ratio Arquitectos

RATIO ARQUITECTOS – C/ QUINTELA 25, BAJO, 36209 – VIGO – TELÉFONO: 630 94 80 58 – EMAIL: info@ratioarquitectos.com